¿Es el trabajo flexible una cuestión de Estado?

¿Es o puede ser el trabajo flexible una cuestión de Estado? Algunos países así lo consideran.

Veamos ejemplos de como  EEUU, Canadá y Australia están acometiendo este tema  junto con los diferentes motivos que cada uno de estos países aporta para potenciar esta forma de trabajar.

Cuando ves que un presidente de EEUU, del gobierno dedica un esfuerzo y realiza comentarios muy concretos acerca de la promoción del teletrabajo o trabajo flexible, creo que algo hay detrás.

En este caso, la ventaja fundamental que usa como argumento es lo que en las empresas privadas definimos como plan de continuidad de negocio. Para la administración estadounidense, no se maneja un escenario en el que el Estado permanezca parado por múltiples causas. Concretamente en el artículo se recuerdan los casos de grandes nevadas en Washington, epidemias de gripe, pero a todos nos surge la amenaza terrorista en general y en particular el cierre total de Boston a todo movimiento, con lo que ello supone a nivel económico.

No hay que perder de vista que las cifras de implantación en EEUU del trabajo remoto casi triplican las de España.

La reflexión final de Barack Obama es una de las fases de cabecera que tenemos grabadas a fuego los que confiamos en las posibilidades del trabajo flexible: “Work is what you do, not where you are

El caso Canadá es más general, aparte de la búsqueda del beneficio de todos los afectados en la implantación del trabajo flexible, desde los estamentos políticos se reflexiona sobre el potencial total del mismo. Detalles de quien y como reflexionaba a nivel político en un post anterior .

Ademas de cuantificar a nivel de país los ahorros/beneficios por medio de un informe exhaustivo perfectamente justificado que hace imposible mirar para otro lado.  Son palabras mayores. Los beneficios sumados para empleados, empresas y sociedad en general suman más de 53.000 Millones de Dolares y 2,1 Millones de toneladas de gases de efecto invernadero. Calculos realizados con criterios de prudencia. (Trabajar dos dias por semana en remoto…)

Parece lógico no mirar para otro lado. ¿verdad?

Por último Australia tiene desarrollado un plan nacional de teletrabajo, un portal propio con un gran numero de recursos, argumentarios y similar. Además existe una practica  calculadora online de costes, ahorros y beneficios tanto para la empresa como para los empleados.

El año 2012 se celebró la semana del teletrabajo inaugurada por la primera ministra vía teleconferencia. Se realizaron más de 30 acciones divulgativas, formativas y de potenciación interna. Insisto en el carácter gubernamental del evento. La National Broadband Network (NBN) distribuye a través su web de casos prácticos, tiene una lista de más de 150 partners de todo tipo asociados al proyecto.

Parece ser el resultado de una reflexión de alto nivel.

¿Para cuando una reflexión por parte de los gobiernos acerca de los beneficios a todos los niveles asociados con la potenciación del trabajo flexible en las empresas, administraciones, etc?

info@moigoi.com

 

 

 

No te lo crees ni tú.¿Más productividad con teletrabajo?

Con cierta frecuencia cuando planteo los beneficios del teletrabajo en la productividad de las personas que realizan este tipo de trabajo me encuentro con caras de póquer, ganas de insultarme. Y todo por culpa de los datos. Siempre que alguien realiza un estudio pre y post implantacion de politicas de teletrabajo con cierto criterio aporta datos cercanos al 15% de mejora de la productividad.


¿Datos sesgados? ¿Autobombo? Tantos datos similares me/nos deben hacer pensar que Falsos no son.

Hoy quiero aportar un reciente informe (Enero de 2013) de una experiencia piloto de una empresa de 16.000 empleados en china, que durante 9 mesas realizo una prueba con mas de 250 empleados trabajando 4 dias a la semana desde casa y uno en la oficina. El resultado, un incremento de la productividad de un 13%.

Las consecuencias de esta prueba piloto fueron la propuesta de generalización de esta practica entre los empleados de la empresa, que le permitía a la empresa no solo mejorar  los datos de atención  si no ademas ahorrar en costes de estructura, mas significativos económicamente  valorados en un 30% de Factor total de productividad. En este factor se incluye ademas de la productividad el ahorro en espacio de oficinas y los menores gastos por ausencia al trabajo.

Si en las argumentaciones se me pone cara de tonto presentando incrementos del 15% me va a costar defender el 30% de mejora.

En el informe se analiza el proyecto y sus conclusiones mas en profundidad, y un fantástico bloque de bibliografía.

Por contra, el colectivo aplicado en el ejemplo, es el idílico  call center con el puesto de trabajo completamente informatizado.

Otro ejemplo con datos para ponerte colorado:

Prueba piloto en 2011 del Gobierno Vasco. 

Fuente: Irekia – Gobierno Vasco

 Un Saludo

 

 

 

 

 

¿MoiGoi?

MoiGoi pretende ser un lugar en el que se presenten reflexiones de todo tipo que ayuden a  debatir sobre la productividad de las personas que trabajamos en entornos de oficinas.


Divulgaremos documentación y opiniones acerca de la improductividad, del aprovechamiento eficaz del tiempo, del teletrabajo, del entorno de trabajo, etc.

Esperamos que sea de vuestro interés y que participéis de forma activa con vuestros comentarios.

 

El equipo de MoiGoi