Los interruptores, esos grandes conocidos. (I)

Si eres una de esas personas a los que no interrumpe nada ni nadie mientras intentas trabajar centrado en tus tareas y objetivos, ya puedes dejar de leer.

Así me gusta ….. uno de los nuestros.

Lo primero comentar algo acerca de la medición de la productividad.

Mientras la productividad a nivel macroeconómico se siga midiendo en PIB por numero de trabajadores, es muy complicado conocer de forma cierta si estamos haciendo las cosas bien, de manera eficiente, o solamente estamos cubriendo nuestras propias ineficiencias con horas infinitas trabajadas.

Te interrumpen

El planteamiento más acertado sería PIB por hora trabajada, y sólo entonces podríamos avanzar en la mejora de esa productividad y la gestión del tiempo en el puesto de trabajo.

La importancia de conocer y sobre todo reconocer cuanto tiempo dedicamos a actividades “no productivas” nos va a generar una base de referencia sobre la que mejorar. Ya sabemos que lo que no medimos no lo podemos mejorar.

Por otro lado, una de las principales causas del “tiempo mal invertido” es la falta de concentración en el puesto de trabajo. La verdad es que tampoco hacemos demasiados esfuerzos por buscar algo de concentración. Estamos permanentemente sometidos a estímulos e interrupciones como para mantener la concentración mas allá de un par de minutos.

La imagen que nos acompaña en esta entrada esta compuesta por una batería de “interruptores” habituales en nuestro día a día. No están todos los que son, pero todos los que están son buenos “interruptores”. Todo ello nos frena en seco la labor que estamos realizando para saltar a otra actividad sin terminar la primera. Se puede apreciar que tenemos ciber “interruptores” pero también human “interruptores”. ¿Los utilizas todos? ¿Continuamente?¿Los avisos del mail te atraen de manera que no los puedes evitar? Mal y además perfectamente evitable. ¿no lo crees?

Nos queda pendiente reconocer a cada uno de nosotros los malos hábitos personales en organización de nuestro tiempo. Además en este aspecto la falta de formación es bastante notable. La eficiencia del tiempo bien utilizado produce además un efecto desestresante en las personas que redundará en el beneficio de la organización a todos los niveles.

Si supiésemos cuantas horas se nos escapan por todas esas ineficiencias, es muy probable que fuésemos capaces de realizar nuestro trabajo con una mayor calidad y con menos tensión en los plazos.

Desde MoiGoi te podemos proponer mejoras de la productividad, que podremos basar en la medición del tiempo dedicado a actividades no productivas con Workmeter, de modo que sepamos donde concentrar nuestros esfuerzos.

Ademas te podemos invitar a probar Workmeter y validar la herramienta de medición  que nos ayudará a evaluar esas desviaciones en las cuales quizás no hayamos abordado de forma profesional, y de paso tambien conocer el efecto que pueden tener las acciones llevadas a cabo para su mejora.

info@moigoi.com  http://blog.moigoi.com

@Moi_Goi cropped-vuela.jpg

 

Поделиться в соц. сетях

Share to Google Buzz
Share to Google Plus
Share to LiveJournal
Share to MyWorld
Share to Odnoklassniki

Un pensamiento en “Los interruptores, esos grandes conocidos. (I)

  1. Pingback: ¿por qué la gente no puede hacer su trabajo en el trabajo? | MoiGoi. Productividad en entornos de oficinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *