Decidir sin Información. Acertar por casualidad.

La necesidad de gestionar los entornos de oficinas, mal llamados por algunos entornos no productivos, y su productividad se ha convertido ya en una necesidad de tal importancia que sin lugar a dudas se va a revelar como el próximo gran ámbito de mejora a abordar en nuestras organizaciones.

Cuatro reflexiones:

AcertarPrimera: La cuenta de explotación de muchas de nuestras organizaciones refleja como uno de los epígrafes más importantes los gastos de personal de estructura. Un gasto fijo. Hace ya tiempo que decidimos dedicarnos a potenciar la zona de mayor valor añadido debido a la posibilidad/necesidad de producir en lugares mas baratos. Si, por otro lado, tu organización da un servicio a tus clientes los gastos de personal pueden suponer por encima del 80% de tus gastos.

Segundo: No hemos aplicado ningún sistema de gestión de los que hemos utilizado para la producción de bienes con bastante éxito a los procesos “del conocimiento”. Nos hemos quedado en el mero cumplimiento de objetivos de las personas y de los equipos, sin gestionar en muchos casos con que grado de eficiencia se realizan las tareas que llevan a esos objetivos.

Tercero: Los procesos no son suficiente. La definición y seguimiento de los procesos dentro de la organización nos garantizan unos niveles de calidad y trazabilidad que hemos definidos como suficientes. Sin embargo, la eficiencia de las personas que participamos en esos procesos, el tiempo que dedicamos a cada tarea, queda en un segundo plano al que no llegamos o no queremos llegar. La dificultad de la medición es la excusa perfecta para no abordarlo.

Cuarto: Con una métrica sencilla de implementar, es de suponer que se abordarían planes de mejora, porque podríamos ver la evolución de los indicadores. Nosotros mismos seriamos más celosos de nuestro tiempo y a qué lo dedicamos, evitando interruptores. Nuestra apuesta de métrica la aporta WorkMeter, con más de 15.000 usuarios de parque instalado en 17 países.

El conocimiento de la gestión del tiempo que realizamos cada día, nos ayuda a determinar las tareas que aportan valor y las que no. Por otra parte,  los desperdicios, en este caso de tiempo serán un indicador clave para la mejora y un elemento fundamental en la toma de decisiones con un criterio objetivo, y no guiados por las sensaciones.

No podemos permitirnos el lujo de acertar por casualidad, sobre todo si tenemos una alternativa: la información.

En MoiGoi, proponemos a cada organización acciones concretas para la mejora de la productividad de las personas que trabajamos en oficinas. Océanos azules sin explotar.

Eduardo

earroniz@moigoi.com

@moi_goi

Поделиться в соц. сетях

Share to Google Buzz
Share to Google Plus
Share to LiveJournal
Share to MyWorld
Share to Odnoklassniki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *