Malas prácticas: una buena base para poner objetivos.

“Es que nosotros trabajamos por objetivos”

Esta es la respuesta a la propuesta de medir y conocer a qué dedicamos nuestra jornada.

También es la respuesta a la propuesta de aplicar metodologías que han resultado totalmente beneficiosas en el mundo del trabajo “manual/industrial” durante mas de un siglo cuando e pretende aplicarlas al trabajo del conocimiento.

No conocer nuestros desperdicios, no saber cual es el detalle de nuestra matriz de costes, supone un hándicap enorme para poder realizar planes de mejora, ejecutarlos, volver a medir, planificar acciones, volver a mejorar, volver a medir… (PDCA Clásico)

objetivos_2El autoconvencimiento de que los objetivos que marcamos o que se nos marcan son suficiente supone hacernos trampas al solitario. NUNCA en los entornos de producción industrial clásicos ha sido suficiente con cumplir los objetivos de cantidad y calidad. Siempre hemos intentado continuar mejorando. Hemos medido para continuar mejorando hasta el infinito.

Se han desarrollado , SMED, MTM…  y todos los aspectos que abordan de manera científica y sistemática la mejora de la productividad industrial, y sin embargo, lo que hoy es importante, poco sistematico y nada científico. Gestionar por sensaciones.

Hoy, en nuestro mundo de sociedad de conocimiento, casi post-industrial, NO medimos a los que trabajamos en entornos de oficinas, aunque nuestra productividad sea la base de la cuenta de explotación.

NO hay por qué preocuparse, siempre quedarán los OBJETIVOS, unos objetivos BASADOS en la experiencia previa acumulada. Una experiencia sin gestión profunda, en muchos casos arrastrada durante mucho tiempo.

MAL. Objetivos basados en malas prácticas sin validar suficientemente, MAL.

Los saltos en productividad en los entornos de trabajos del conocimiento, vienen de la observación y medición de nuestra pobre productividad. Una vez vistos los datos fríos, y superado la vergüenza inicial de reconocer que nuestra dedicación a labores productivas raramente supera el 60%, abordaremos el tema como lo que es realmente, un problema de (ausencia de) gestión muy serio.

Todo lo que mejoremos va a a repercutir directamente en nuestra cuenta de explotación: crecer con los mismos recursos; mantener los niveles de facturación con menos recursos o simplemente poder realizar trabajos con mayor calidad para nuestros clientes. En resumen, ser mucho más competitivos.

Lo que no se mide no se puede mejorar.

MoiGoi, evangelizando en la mejora de la productividad en entornos de oficina.

info@moigoi.com  @moi_goi http://blog.moigoi.com

Eduardo Arróniz

 

 

Поделиться в соц. сетях

Share to Google Buzz
Share to Google Plus
Share to LiveJournal
Share to MyWorld
Share to Odnoklassniki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *